Espacios protegidos

ZEPA Hoz del río Gritos y páramos de Las Valeras

El lugar está situado en una zona rocosa, por la que discurre el río Gritos, y cuyos altos son unos páramos esteparios, lo que hace que se conjuguen tres tipos de ecosistemas bien diferenciados, el ecosistema de ribera, el rupícola y el de páramo.


 

El páramo de Valera posee una vegetación camefítica calcícola de bajo porte y abierta, hábitat idóneo para determinadas especies de aves de hábito estepario, como la alondra de Dupont o alondra ricotí, (Chersophilus duponti) especie muy muy numerosa, pero muy difícil de ver, el alcaraván, bisbita campestre, cogujada montesina, ortega o curruca rabilarga.

 

En las laderas abruptas aparecen comunidades de sabina negra, romerales y lastonares. En los farallones nidifican algunas especies de aves rupícolas como halcón, alimoche, águila perdicera o chova piquirroja, dando un especial carácter a esta pequeña pero valiosa Hoz.

 

El río Gritos posee fragmentos de alamedas, encontrándose actualmente estas muy alteradas por la contaminación de sus aguas y la ejecución de dragados y canalizaciones de su cauce. También encontramos por toda la ribera choperas y otras especies asociadas al cauce fluvial.


Dada la importancia de la población de aves esteparias que habita en esta zona, se ha declarado como Zona de Especial Protección para las aves (ZEPA) en cumplimiento de la Directiva 79/409/CEE.


La zona cuenta con un sendero temático de pequeño recorrido, el SL-CU 03, de 6,7 Km y dificultad menos fácil, que parte de la ermita de San Cristóbal de Valera de Abajo, y finaliza en las Ruinas Romanas de Valeria. Es importante seguir las instrucciones de los paneles informativos y de señalización, sobretodo para no alterar la tranquilidad de las aves de la Hoz.