Fiestas de interés

Fiestas de Moros y Cristianos de Valverde

Fiestas declaradas de Interés turístico regional, de  las que se tiene constancia que se celebraban ya a mediados del XVIII, aunque es muy posible que ya existieran cofradías y se celebraran desde el XVII.

El origen de la fiesta es la conmemoración de la Guerra de Granada, hecho histórico decisivo en nuestra historia, pues se ponía fin a la Reconquista y, a falta de la anexión del Reino de Navarra (1512), se completaba la unidad del Estado. En este acontecimiento, un valverdeño, Martín de Alarcón brilla con luz propia. Se halló desde sus comienzos en toda la campaña de Granada jugando un papel decisivo por las funciones tanto bélicas, como diplomáticas, que los Reyes Católicos le encomendaron. Además de Martín, sus hermanos, Pedro Ruiz de Alarcón, VII Señor de Valverde, fallecido en la batalla de Coín, y Juan Carrillo de Alarcón, VIII Señor de Valverde. Junto a estos insignes personajes y bajo sus órdenes, otros antepasados nuestros anónimos, las mesnadas señoriales que les acompañan. Parece ser que los valverdeños a las órdenes de su capitán Martín de Alarcón, fueron bravos guerreros y salvaron a Gonzalo de Córdoba.

Las Fiestas de Moros y Cristianos de Valverde se celebran del 5 al 10 de enero. En general, todos los días tras los actos religiosos y los actos festivos, se efectúan las “Descargas”,y cada Compañía por separado se dispone a tomar el "Puñao" en casa de sus respectivos Oficiales, (consta de garbanzos torraos, cañamones y vino).

 

El día 6 por la tarde, se concentran las Compañías en la Plaza mayor para celebrar "Los Alardes" (consistiendo éstos en ambas burlas de unos a otros. Se lleva a cabo por un emisario de ambas Compañías, el cual porta en la mano izquierda el sable y en la derecha la alabarda. Estas diferencias provocan la llegada a las armas que tendrán lugar al día siguiente). El día siguiente, se celebran las "Vísperas" del Santo Niño. Una vez terminados los Actos Religiosos, las Compañías se dirigen a casa de los Mayordomos Salientes para tomar el "Refresco de los Mayordomos". Tras las "Descargas", cada Compañía por separado se dirige hacia el Campo de Batalla, para realizar "Las Guerrillas". Al terminar "Las Guerrillas", las Compañías se dirigen a la Plaza Mayor, para dar novedades a sus respectivos Generales sobre las bajas que ha habido en el combate. El día 8 de enero, se celebra el 'DÍA DEL NIÑO' (Día Mayor de las Fiestas). Por la mañana, los Oficiales junto con su General, van a recoger al General de los Dichos a su casa. Una vez esté montado a caballo, se dirigen hacia la Plaza para reunirse las dos Compañías y proceder a los "DICHOS". Se trata de la representación en tres actos o encuentros, de la escena tradicional y legendaria. Se hace un silencio total, sobrecogedor, y comienza una guerra verbal entre los Generales de Dichos o Dicheros de ambas Compañías, que en versos octosílabos con rima consonante, declaman los fundamentos de su fe, hiriendo a la vez, las creencias religiosas del contrario. La tensión que se respira en el ambiente es indescriptible.
Los Generales (por un día), encargados de recitarlos, montan caballos ricamente enjaezados.
Los tres actos de los Dichos, están perfectamente delimitados por su contenido y su escenario que, de manera inamovible será el de la Plaza de la Verdura (primer encuentro), las Cuatro Esquinas (segundo encuentro) y Plaza Mayor (tercer encuentro), y acaban con sonoras “Descargas”.

·   Primer Encuentro: Después de una apasionada batalla verbal, se llega a las Armas, en la cual el Cristiano sale derrotado y se apoderan los Moros del Santo Niño.

·   Segundo Encuentro: El Cristiano sale al encuentro de los Moros para intentar convencerlos con palabras, al no llegar a un acuerdo, se entabla una nueva y encarnizada batalla, en la que el Cristiano, una vez ha derrotado al Moro, recupera al Santo Niño.

·   Tercer Encuentro : El Moro, arrepentido, sale al encuentro del Cristiano para pedir perdón ante el Santo Niño y convertirse al Cristianismo. Acto seguido a la reconciliación, se pasa a la Iglesia para celebrar la Santa Misa, en la cual, el Bando Cristiano cede sitio de honor al Bando Moro.

A la salida de la Iglesia, las Compañías proceden a hacer la "Descarga General", en honor al "SANTO NIÑO", y a continuación, el Excmo. Ayuntamiento de esta localidad invita a las Compañías, vecinos y visitantes al típico "Moje del Santo Niño".

El día 9, se celebra el 'DÍA DE MAHOMA'. Este día se destaca por los 18 “Puñaos” que se celebran, con motivo del cambio de Mayordomos para el año siguiente y el final de las Fiestas, y las Compañías desfilan por el Paseo del Santo Niño para concluir en la Plaza. Por la tarde, el General Moro manda una "descarga General Extraordinaria”.